El voto fujimorista

Antes era más fácil entender a los que querían ver a Keiko presidente del país, el llamado “voto duro” fujimorista, quienes relativizaban todas las muertes o la corrupción en la época de la dictadura: “(las muertes) eran necesarias, estábamos en una guerra”, “todos roban, por lo menos Fujimori hizo obras”, repetían.

Ahora es mucho más complicado, tenemos estudiantes universitarios o profesionales que piensan votar por Keiko, y si antes tenían vergüenza de decirlo, ahora lo proclaman con orgullo y te califican de llevar odio si les señalas las atrocidades del régimen fujimorista en el que ella fue primera dama, ¿qué ha pasado?, ¿por qué este nuevo fenómeno?

Este lamentable suceso tiene como punto de partida la gran campaña que hizo Keiko en estos últimos años, empezando por un cambio de estrategia en el que modificó su discurso, pues era consciente que su “voto duro” no se movería dijera lo que dijera y buscaba seducir a aquellos que veían con recelo su candidatura. Ahora ya no se buscaba justificar el régimen dictatorial en el que ella fue primera dama, el discurso cambiaba a uno más auto crítico, donde “reconocía” los delitos de su padre (que llamaba errores) pero quería proyectar la imagen de querer limpiar su apellido y mostraba esta “renovación” dentro de su partido. Muchos le creyeron. “No votes con odio”, “ella no es su padre”, “no cometerá los mismos errores”, eran las proclamas para estos nuevos votantes. Ya no se justificaba a Fujimori como lo hacían antes, ahora la idea era “resaltar lo bueno y mejorar lo malo”.

Keiko en campaña. Fuente: El Comercio

EL COSTO DE LA CORRUPCIÓN

Muchos aun no miden las consecuencias que la corrupción presenta a gran escala, en todos los estratos de nuestra sociedad. Desde el alcalde que cobra su porcentaje en cada obra pública (lo que se traduce en pésima infraestructura) hasta el ciudadano que paga un sencillo al policía para evitar una multa. Todos somos parte de esto y hemos crecido en una sociedad que nos enseña que eso es lo normal y no se puede cambiar, creemos que la corrupción no tiene nada que ver con la delincuencia, la pésima educación, lo mal que nos va en los deportes o los huecos en las pistas, pero en eso, estamos muy equivocados. Todo se conecta, y todos parten de esa misma base.

Hago ese pequeño acápite, pues creo que es necesario entender la magnitud de las consecuencias que todos pagaríamos, en un probable gobierno fujimorista. Para empezar, aunque es muy importante señalar las atrocidades de la dictadura, esto parece no tener ni un efecto en los fujimoristas, están adoctrinados nuevamente, a repetir lo mismo y que “ella no es su padre”, por lo que pedirles un voto de dignidad, es inútil, pues muchos de ellos, ya lo perdieron. Por lo que es necesario advertir, lo que se vendría en un gobierno fujimorista que controlaría el ejecutivo y el legislativo.

Así se compraba congresistas, medios de comunicación y conciencias. Fuente: la república

 

EL “NUEVO” FUJIMORISMO

Esta estrategia de nuevo partido, donde escondieron a muchos “albertistas” (pero solo hasta que pasen las elecciones) se está cayendo poco a poco. Era ya conocida los vínculos del fujimorismo con el narcotráfico, pero no se sabía hasta que punto (se les ha vinculado con Eteco, con el líder de “Los Malditos de Bayobar”, con “Olluquito” y ahora último, con Cataño). No es exagerado entonces afirmar que de ganar Keiko, estamos a un paso de seguir el camino de México y de convertirnos en un Estado, donde los narcotraficantes, enquistados en el poder, nos gobiernen.

El narcotráfico siempre estaba en la sombra del poder, desde Vaticano con los cupos que le pagaba a Montesinos, hasta ahora, con esta aparente relación que tiene el Ministro Pérez Guadalupe con “Caracol” (cuya noticia no tuvo mucho eco ni generó mayor escándalo). El narcotráfico nos ha ganado muchas batallas, pero ahora, si los peruanos lo permitimos, estaría ganando la guerra.

¿Seguiremos el camino de México? Fuente: La Mula.

LA DEMAGOGIA FUJIMORISTA Y EL NEOMONTESINISMO

Para llegar al poder, están dispuesto a todo, hasta prometer cosas que saben no podrán cumplir, como por ejemplo, sacar el ejército a las calles, que es una medida efectista que busca jugar con la indignación de la gente, y no importa que les expliques que eso solo trae más violencia, o les menciones las múltiples malas experiencias en muchos países (incluido el nuestro). Imposible pensar con la cabeza fría si estás muy molesto con la situación actual. Cualquier medida radical te parecerá necesaria.

Tienen tan poca vergüenza que son capaces de adulterar audios para desprestigiar personas, dichas prácticas nos recuerdan la peor época de la dictadura, lo peor de todo es que los audios, los entrega EL MISMO VICEPRESIDENTE (¿en serio no alucinan la magnitud de esto?). ¿Se imaginan lo que son capaces de hacer si además controlan el ejecutivo?

Pagan para que insulten en redes a quienes no están de acuerdo, niegan descaradamente lo evidente y mienten sin un ápice de remordimiento. Lograron excluir a dos candidatos y se quedaron con el que podría ser “más fácil de ganar”. Desde ahora, sabemos el poder de influencia que tienen en muchas instituciones, y controlando los dos poderes del Estado (ejecutivo y legislativo), es fácil controlar nuestro débil sistema judicial. Mayor impunidad para los delincuentes de saco y corbata. Esta vez sería nuevamente una dictadura legitimada, los 3 poderes del Estado que, en principio, deben hacer control uno sobre el otro, en manos de un partido, que a raíz de las últimas investigaciones, es más parecido a una mafia. Pero los peruanos estaremos felices, porque quienes pagarán las consecuencias serán esos que se llevan tu celular o delincuentes menores sin mayor influencia política. Pero la gente quiere sangre y Keiko se los dará, y se sentirán más protegidos, hasta que todo explote, y tengamos nuevamente, que empezar desde cero.

La familia que quiere perpetuarse en el poder. Fuente: Bitacoradizonate.wordpress

 

EL VOTO PERUANO

Hay muchos venezolanos que han nacido bajo el régimen chavista y creen que la escasez que viven ahora es lo normal, que siempre fue así, poco a poco se adormecieron. Nos parece increíble porque lo vemos de una perspectiva exterior, pero si te paseas por los diarios internacionales, afuera también les parece increíble que podamos elegir a Keiko.

Nosotros, en cambio, si bien hemos vivido una tradición de elegir malos presidentes, y que hemos sido sumisos desde antes de la independencia, un fenómeno ha pasado en los últimos años, una revolución más grande que cualquiera que hemos tenido: la revolución de pensamiento.

Respecto a esto último, hay cierta contradicción que no es de fácil explicación. Somos una sociedad que -como la mayoría de sociedades- le teme al cambio. Además, los peruanos todavía no hemos construido un país, nos conectan cosas débiles (la comida y el fútbol), pero seguimos siendo una sociedad racista, clasista y que funciona bajo la lógica: “primero es mi familia y no importa nada más”.

Sin embargo, es cierto también (y esperanzador) que muchos jóvenes de ahora, quizás también gracias a Internet (no es necesario ahora viajar para conectarte al mundo) conservan ese espíritu que sus padres ya perdieron de querer cambiar la situación. Quieren construir país. Tenemos jóvenes con cultura de limpieza en las calles (cuyos padres no tienen) o jóvenes a favor de la unión civil (a pesar que sus padres son homofóbicos), la lista de ejemplos podría no terminar. Son esos jóvenes quienes, con resistencia, se niegan aceptar que nada puede cambiar, que intentan pelear contra el pensamiento de una sociedad que los insulta si no son “vivos” (es decir, el individualismo en su máxima expresión) y dependerá no solo de ellos, sino también de sus padres, brindarles un futuro que sus hijos puedan construir, o un futuro en el que sus hijos tendrán que depender de si tiene o no influencias en el poder para poder salir adelante.

Este 5 de Junio llega el momento de no romperles el sueño, es momento de votar con conciencia, esto no es un juego, es el futuro de tus próximas generaciones. Ni blanco ni viciado, tenemos la responsabilidad moral, más allá de las discrepancias políticas que se pueda tener, de votar por PPK.

PDTA: Las últimas encuestas son muy alentadoras🙂

PDTA2: Dejo esta genial caricatura que se encuentra en la página del Útero. Esta es la actitud que debemos tener.

Fuente: mad.utero.pe

Acompáñame en Twitter: @geanmiranda

Un pensamiento en “El voto fujimorista

  1. Lo que nos queda es alentar a nuestros hijos, a seguir estudiando y mantenernos firmes en la superación……sin desmayar.

Deja un comentario (no es necesario tener cuenta y tu correo electrónico no se publicará)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s