Cuando se impone el dogma

Gracias a un grupo de valientes policías que formaron el GEIN, hace 20 años cayó Abimael Guzmán, líder de la organización terrorista Sendero Luminoso. 

¿Cómo es posible que después de tantos años de terror exista MOVADEF?, ¿qué pasó?, ¿son 20 años suficientes para olvidar?, ¿tan fácil es manipular a los jóvenes de hoy?

Recuerdo cuando entré por primera vez a una academia en mi búsqueda por ingresar a la universidad, la mayoría de los que ahí se encontraban salían de colegios nacionales y otros de colegios particulares “de barrio”. La primera clase que tuvimos fue el de Historia. Por ese entonces me encantaba leer sobre el proceso evolutivo, las primeras civilizaciones y las guerras mundiales, así que podría decir que tenía cierta base sobre esos temas.

El profesor ingresó y un silencio sepulcral invadió el salón, empezó a explicar el origen del universo y el proceso evolutivo, lo hizo de manera amena y entretenida, pero nada fuera de lo normal, a veces se equivocaba con algún dato que pasaba desapercibido pero que no quería corregir para no ser tildado de “sabelotodo”. Terminó su clase y se retiró. El silencio se transformó rápidamente en discusión.

Todos a mi alrededor estaban anonadados, fuera de sí, las mujeres estaban enamoradas y los hombres no cabían en halagos para el profesor, era increíble para ellos que una persona pudiera estar al frente y explicar sin titubear ni recurrir a libros, parecía que era la primera vez que presenciaban un monólogo, todo lo que explicaba tenía sentido y de un momento a otro hasta empezaron a discutir sobre la existencia o inexistencia de Dios (en ese entonces ya era ateo y me parecía sorprendente que recién se empezaran a cuestionar al respecto)

Sólo bastó esa clase para que todo el salón tomara como verdad la palabra del profesor, no cabía discusión, aquel profesor de Historia que tanto sabía, no se podía equivocar, era infalible. Nunca olvidaré la siguiente clase, es algo que siempre recuerdo y comento. El profesor empezó a explicar los periodos económicos de la historia, empezó por la comunidad primitiva, luego la esclavitud que dio paso al feudalismo y termina con el capitalismo de hoy, luego trazó una flecha que apuntaba a la derecha y dijo que existirá en el futuro, otro sistema económico llamado comunismo, en el que todos seríamos iguales y viviríamos en perfecta armonía, pero que como todo cambio, primero deberá haber sangre y muchos muertos (empezó a poner de ejemplo a la revolución francesa)

En ese momento sentí que tenía la de necesidad de hablar, ponerme de manifiesto, CUESTIONAR, así que levanté mi mano y le dije al profesor que no podía asegurar ello y que además el comunismo ya se había probado y no tenía éxito en la práctica. Pero lejos de alentar mi espíritu crítico, intentó avergonzarme asegurando que era un alumno que evidentemente no ponía atención a la clase pues no entendía nada de lo que hablaba, que como podía cuestionarlo si recién estaba estudiando lo que él ya sabía como profesor y al final se refugió en el “son épocas totalmente diferentes”. Pero eso fue todo, no hubo más preguntas, al finalizar la clase todos empezaban a alucinar como sería aquel mundo utópico en el que todos viviríamos felices y contentos sin la existencia de clases sociales.

Recordando aquello es que pude comprender lo fácil que es sorprender cuando no se cultiva un espíritu crítico y escéptico, cuando salimos del colegio sin una sólida base académica.

En los colegios nacionales se enseña el proceso evolutivo en un par de clases en primero de secundaria, pero se pasan cinco años seguidos enseñando religión. Después de eso se preguntan, ¿cómo pueden dejarse engañar fácilmente? La respuesta es sencilla. Toda la vida se les ha entrenado para ello.

Es por eso que aquellos jóvenes que integran el MOVADEF provienen de colegios nacionales o colegios particulares “de barrio”, para luego pasar por una academia, agradecer porque “les abrieron los ojos” y entender la realidad nacional “como es” y no como “los medios de comunicación lo cuentan”, a eso le sumamos que muchos de ellos son de provincia o de padres provincianos, lo que en un país clasista, racista y discriminador como lamentablemente lo es el nuestro, alimenta el resentimiento y la búsqueda de tener un grupo de pertenencia en  el que se sienten protegidos, escuchados y valorados.

Resulta penoso como los mismos periodistas, cuando los entrevistan, no entienden que aquellos jóvenes están dogmatizados, lo peor es cuando acuden al triste ardid sentimentalista para intentar “razonar” con ellos, recordando repetidamente las muertes que ocasionó Sendero Luminoso y recriminándoles: ¡ustedes ni habían nacido! ¡no saben lo que vivimos! (¿?)

Discutir con un chico de MOVADEF el porqué Abimael Guzmán no debe salir libre, es tan efectivo como intentar explicarle a un fundamentalista religioso porque la evolución es un hecho. El dogma es capaz de impulsar al hombre a realizar los actos más desastrosos y la historia reciente así lo confirma. Aún no es tarde para buscar incentivar en todos los jóvenes del país la búsqueda de una actitud crítica y escéptica, que comprendan que todos se pueden equivocar, que lo que hoy consideramos como verdad absoluta, mañana puede no serlo.

Es necesario que se haga un estudio al respecto, que se busque el porqué existe una agrupación como MOVADEF, porque al final, lo que comenté anteriormente sólo es una explicación simplista y basado únicamente en mi propia experiencia, así que si todo lo que dije anteriormente lo tomas también como verdad absoluta sin que exista un estudio de por medio, simplemente porque encaja o has tenido experiencias similares, quizás también deberías incentivar tu espíritu crítico y escéptico.

Acompáñame en Twitter: @geanmiranda

2 pensamientos en “Cuando se impone el dogma

  1. Hacer memoria y cuestionar lo que nos parece reiterativamente injusto y sobre todo vergonzosamente falso, es un derecho pero también una obligación moral. Si hacemos un análisis serio sobre las causas y efectos que determinan bienestar o decepción en nuestra vida, nuestras experiencias no nos llevan a comentarios simplistas, se vuelven más bien una fuente confiable para ejercitar nuestro propio criterio. Son las “verdades absolutas” de tantos “eruditos” encontrados por sus intereses, los que distorsionan la realidad en cuanto a sus causas y resultados; los analistas son confiables en la medida que tengamos la preparación para descartar lo parcializado y nocivo. Si bien es cierto, los jóvenes actuales no vivieron la época cruel de los atentados terroristas de los ochenta y noventa, esto no quiere decir que no se pregunten porque motivo sucedió. Al margen de su estrato social, colegios nacionales o colegios privados ya sean “de barrio” o de privilegiados sectores acaudalados, los jóvenes poseen hoy, medios tecnológicos de información rápida, ya sea en su propia casa o por un sol la hora en la cabina de barrio, claro que este deseo de informarse y de saber, depende de cada uno, siempre fue así, los pobres acudían a la biblioteca o devoraban libros de segunda y toda revista y periódico que caía en sus manos mientras otros desperdiciaban sus posibilidades en una esquina, pero en los jóvenes pudientes también ocurría lo mismo, sólo que la biblioteca particular y la universidad de primera o extranjera gestaba a la lumbrera, mientras que los vicios caros y el derroche extinguía al crápula y muchas veces la fortuna familiar. Pero es de acuerdo a sus expectativas que los jóvenes asimilan esta información, por ejemplo, no será lo mismo para el hijo de un próspero empresario que haya huelgas por reclamar un sueldo mínimo de mil soles que para el hijo de un modesto obrero, ambos encontrarán un motivo pertinente para defender sus posturas encontradas, pero, que ambos saben que hay una injusticia que se traduce en miseria, lo saben.
    Me parece tan familiar tu reseña sobre la academia pre-universitaria, pero hay materias que no sólo necesitan la rigurosidad de la exactitud sino también de un despliegue personal del expositor para captar la atención de jóvenes que recién salen de las aulas colegiales, prestos a aprender pero también a distraerse. Lo malo es cuando el docente es deficiente en su profesión y cultura y nos pasa gato por liebre; pero sin minimizar este maltrato a la enseñanza, en ese momento el joven está en el punto de partida hacia una meta muy lejana, llena de pruebas a su temple, a la que también llegan los mediocres, pero sin duda, sobresalen por mérito propio, pobres y ricos. Pueden algunos comprar un título, pero solo venderán en la vida su apellido o relaciones sociales, porque el conocimiento se distingue venga de donde venga.
    Te sorprende que el MOVADEF tenga presencia en nuestra vida diaria, periodistas y conductores de programas de Tv les dan cabida, pasan en internet videos de sus proclamas y hay jóvenes de este movimiento otorgando entrevistas. A mí no me sorprende que exista y cautive a algunos jóvenes y a otros cause rechazo, lo que me sorprende es que nuestros gobernantes de siempre no hayan aprendido la lección de la historia: Abusa del poder en beneficio propio y de tus aduladores y verás como gestas el repudio y violencia de los que olvidas.
    Cuando el reo ex presidente Fujimori consumó el autogolpe en 1992, todo el pueblo, menos los congresistas, sus familiares y otros invitados al festín del poder, aplaudimos la medida. No solo era por la rabia que nos causaba las discusiones bizantinas e inútiles del congreso, con desprestigio ganado a pulso por los charlatanes políticos de siempre, con sus intereses de grupo, claudicando de sus ofrecimientos en campaña, para aunar fuerzas con otros grupos de politiquillos también interesados en sacar réditos hundiendo al gobernante de turno, aunque con sus maniobras hundieran el Perú con sus hijos más débiles: los pobres, los que creen en cada elección que en ésta, llega el salvador, sino también porque veíamos que la lucha armada desangraba a nuestro país, que no había fin para tanta masacre, con políticos amarrando al ejecutivo, en una suerte de prisionero de sus propios pares. En costa sierra y selva se hacía presente la ineficacia del estado por controlar y eliminar la subversión, todos sabíamos que la cosa era grave, es mentira como dicen algunos periodistas desubicados, que solo con la masacre de Tarata tomamos consciencia en Lima del terror y lo precario de nuestra defensa, mentira, eso es decir que no sufríamos por la muerte de tantos connacionales por estar más seguros acá en la capital, eso es perverso, no éramos insensibles hasta el extremo de ignorar la muerte violenta diaria de compatriotas, ni brutos para no darnos cuenta que la captura del poder se haría efectiva en la capital, esa concepción del efecto Tarata es maliciosa o engendro de engreídos personajes capitalinos que precisamente causa repudio en el interior del país, como si todos en Lima, hubiéramos perdido esa época, la consciencia de que somos Perú hasta el último rincón de sus fronteras. Entonces el autogolpe, fue además de una grata venganza contra los políticos, una esperanza de hacer expeditiva la lucha contra las huestes terroristas y lo fue. En todo caso a los pocos meses se capturó al líder del MRTA y poco después al líder de SL y gradualmente se fue desmoronando el aparato de terror de estas huestes.
    Traigo a colación este pasaje de nuestra historia, porque pienso que es el mejor ejemplo de la forma como desperdiciamos la oportunidad de forjar un nuevo Perú. Con esa experiencia terrible de haber sufrido el reclamo sangriento de un movimiento cruel y sanguinario, no debíamos olvidar que tenía muchos sinceros adeptos en nuestro s olvidados rincones patrios, sin embargo alguien o muchos en el gobierno se olvidaron de cerrar el caño de sus miserias morales. Podemos esgrimir que muchos campesinos fueron obligados a secundar las acciones terroristas de líderes ansiosos de poder, pero entonces habría que preguntarse ¿porqué un puñado de locos sanguinarios pudo conseguir intimidar a tantos pueblos, tanta gente en provincias y en Lima sin que el Estado se diera cuenta para actuar a tiempo? ¿Y cómo terminó el gobierno que triunfó sobre el terrorismo, sobre las huestes demenciales que no tenían ninguna excusa para empuñar las armas? : terminó embarrado en la corrupción y, no la más notable de la historia (eso dicen los políticos interesados en minimizar sus perlas), sino que la tecnología de antaño no ayudaba tanto como en ese momento y menos aún que ahora, que nos muestra a los corruptos con el pantalón abajo a cada rato. Fíjate el mensaje que se podía construir entonces para la juventud con esta realidad nefasta. Y no es que se gestase este infortunado fenómeno terrorista allá por los ochenta, no, sólo se reeditó, resucitó en el segundo gobierno blandengue del Presidente Belaunde. Porque esta caja de Pandora, ya se había manifestado anteriormente, notoria y precisamente en el primer gobierno del Presidente Belaunde allá por los sesenta, quien con sus acólitos de entonces, sin vergüenza llamaban a los sediciosos: “Abigeos”, como si cambiándoles la condición de gente en armas por vulgares roba vacas, pudiesen exterminar la semilla buena o mala que con su ejemplo sembraban. Y ocurrió el golpe de estado perpetrado por el general Velasco Alvarado, en medio de escándalos de corrupción y de ineficiencia del gobierno de Belaunde en combatir a los alzados, otro mensaje a la juventud, de debilidad y corrupción, no por no enfrentar al enemigo, no, sino por no enfrentar al hermano que discrepaba, con la fuerza de la razón y del ejemplo, siempre rondándonos la pobreza y también la corrupción como si estuviesen hermanadas para hundir al Perú. Los rebeldes, desaparecieron de escena por obra del gobierno militar del general Velasco, que inclusive no tuvo asco de re-instaurar la pena de muerte para ciertos delitos, mano dura, muy pesada quizás hasta hacerla torpe, porque lo que se creyó un día la reparación a decenas de años de olvido de los más necesitados, luego nos confundió a todos en una suerte de inclusión a la pobreza (nos boicotearon los gringos campeones de la democracia) dizque porque Velasco era comunista y pagamos la cuenta todos, fíjate nuevamente el mensaje a la juventud: era más importante para la potencia yanqui escarmentar al gobierno que se le rebelaba, aunque en el camino se sembrara en miseria a los peruanos más pobres. Después del fujimorismo, cuatro presidentes se han sucedido; aparte del Sr. Paniagua, tres elegidos en elecciones generales; no se puede decir que nos haya ido mal, pero pudo habernos ido mejor. Eso es lo que sienten en el Perú olvidado, aquellos que trabajan solo cuando hay gente que consigue dinero para sembrar y malvender sus productos a los mafiosos mayoristas, o cuando hay minerales que explotar y salen ellos mismos más explotados que la mina ajena. Acá en la capital, la ciudad de los adelantos, vemos a gente obrera, pero también profesional, salir a las calles a gritar la injusticia de sus sueldos miserables, ¿acaso son locos o subversivos que se ponen de acuerdo para dejar los trabajos que tanto cuesta conseguir en nuestro país?, ¿puede haber complacencia cuando te exigen esfuerzo y calidad pero te han olvidado sistemáticamente para remunerarte dignamente y puedas cumplir con tu familia y las exigencias de tu capacitación permanente?
    Estoy de acuerdo en que nada justifica que se cometan asesinatos en nombre de reivindicaciones de ninguna clase, pero quiero entender ¿porqué los gobernantes no son coherentes con lo que ofrecen en campaña electoral?, se supone que salen elegidos porque satisfacen las expectativas de las mayorías, expectativas que tienen en buena cuenta matices muy similares en las diferentes regiones de nuestro país y sus diferentes tendencias políticas, porque todos queremos el bienestar de nuestra patria en base a honradez, trabajo y unidad, o al menos es lo que pienso como ciudadano, pero cada día, desde hace años me enferma oír y ver noticias que degradan la calidad de los políticos y funcionarios de turno, en desmedro de ese ejemplo de unidad, ética, honradez y renuncia a los intereses y componendas personales o de grupo, que tanto necesita reconocer nuestra juventud en sus mayores, en favor de una Patria grande, sólida, con pueblo satisfecho por la justicia de la causa que nos llevó a la libertad de elegir, de entre los mejores ciudadanos, a quienes debían conducir con rectitud nuestro país.
    La relevancia que tiene en el futuro de nuestro Perú la actitud de los jóvenes es crucial , la juventud no solo es el “divino tesoro” de la literatura, sino también el “divino encargo” que nos hace la Patria a los mayores, para transmitirles con nuestro ejemplo unión y solidaridad. También como tú, recurro a mis experiencias y también como tú, reconozco que es mi verdad, pero la razón, el respeto y la buena fe, hace que sienta, que no nos alejamos del camino común de cordura y rectitud. Nuestra Patria será grande a pesar de la corrupción que retrasa, a pesar de los conflictos que mas que unirnos por la razón nos distancian por la soberbia, a pesar de sus hijos que no agradecen el honor de servirla, a pesar de sus hijos que derraman sangre inocente y valiosa, porque tiene en sus jóvenes, la capacidad de respuesta a lo que perturba su grandeza. Hoy, el deseo de construir una Patria justa para todos, sigue vigente, son los jóvenes como tú y otros que piensan distinto a ti, los que librarán la verdadera batalla, que no es con las armas entre hermanos, sino con la razón y la coincidencia de inteligencia y amor a este suelo que es nuestro hogar. El respeto a los valores que suman dignidad y orgullo a nuestra historia, dejarán atrás este triste pasado de pugnas entre caudillos, repartiéndose cual herencia anticipada lo que no les pertenecía, de un Perú que se debatía agobiado por antiguos males. El Perú es de todos los jóvenes, pero necesita de ellos: La unión, a pesar de sus diferencias. Esa es mi esperanza, después de evocar un pasado de decepciones, de Patria desgarrada por lucha fratricida, mientras sus políticos se esmeraban con sus actos en borrar la esperanza de los olvidados; la vergüenza de esta vitrina, está expuesta todos los días hasta ahora.
    Bien, no me toca referirme a las posibilidades de los estudiantes de las escuelas de diferentes categorías y calidades, pues conozco a gente que se logró y también que fracasó sin distingo de estratos; para mí, la educación y cultura es un sincero esfuerzo personal que se hace desde que tomamos consciencia que vamos a interactuar para crecer y, es una cobarde debilidad el abandono del que tiene, por desperdiciar sus posibilidades, como del que carece de recursos suficientes, si abandona la lucha para conseguirlos. Sí me referiré a la instrucción. Por supuesto que hay una gran diferencia, entre la que brinda un colegio de primera y la que brinda el colegio nacional o un particular “de barrio”, mientras que el colegio privado de primera tiene los mejore profesores y bien remunerados para sus educandos, los del otro extremo sufren la enseñanza de profesores mal pagados , con ansiedad por las deudas, la nutrición de sus hijos, por mantener el equilibrio en su familia privada de comodidades sin sentirse maltratados , mientras son tratados como una plaga cuando reclaman, por esos gobernantes que hablan de la educación como madre del desarrollo pero imponen a los educadores sueldos de hambre, como si los maestros fuesen un ganado que pueden arrear a su antojo y no los seres que estudiaron para ser profesionales y enseñar eficientemente, pero también ser bien remunerados para costear su vida y su constante capacitación, como lo hace cualquier profesional al que le alcanza el sueldo para hacerlo. Pero el plus para los de primera, es contar con material apropiado para asimilar esa enseñanza especializada, libros y tecnología que cuesta, mientras que el otro extremo no cuenta muchas veces ni con un buen desayuno para ir a clases. Esto es una realidad, cimentada por toda suerte de gobiernos, para mantener la caja fiscal en “racional administración”, si fuera cierto, ya seríamos ricos y no estaríamos endeudados hasta la eternidad. Hay brechas que salvar en la educación, en favor del desarrollo común.
    E n cuanto al tema del ateísmo y la creencia en Dios, la juventud tiene las opciones que más les plazca, gracias a que están demostrando que ya no son los corderitos que necesitan de pastores de ninguna laya o tendencia para formar su propio juicio de lo que les conviene, total, todos tendrán que estudiar y trabajar fuerte y responsablemente si quieren comer bien y educar mejor a sus hijos unos y si quieren conservar el status que le prodigó la vida desde que nacieron otros. Personalmente, nunca me interesó sinceramente esta disyuntiva, tengo mi propia interpretación de lo que soy, lo que he sido y lo que seré, sin que intervengan estas consideraciones de culto. Lo cual no quiere decir, que no me pudra la mentirosa religión, pero me tiene sin cuidado si al morir desaparezco en la nada, o me voy al cielo por creyente o al infierno por cuestionar, donde por lo menos encontraré gente culta de quien seguir aprendiendo como reírse de nuestra cósmica insignificancia.
    Termino expresando, que hago este comentario con mucho afecto y respeto por el joven que es capaz de conjugar la picardía sana de su ingenio, con la manifestación seria de este tema y el interés propio de un futuro profesional en compromiso con su Patria.
    Un cordial saludo.

Deja un comentario (no es necesario tener cuenta y tu correo electrónico no se publicará)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s