¡Feliz día mujer!

Hipatia de Alejandría.

Hoy se celebra el día internacional de la mujer. Un día para conmemorar a todas las mujeres del mundo que a lo largo de la historia han tenido que luchar por sus derechos.

Es inevitable toparse algunos días con comentarios desagradables del tipo: “manejas como mujer”, “ella fue violada por su culpa,  por vestirse de forma provocativa”, “eres mujer y debes sonreír”, “para que se mete en trabajo de hombres”.

Pruebas diarias que aunque se ha logrado un gran avance en la lucha por los derechos de la mujer, aún queda ese rezago de la ignorancia machista del siglo pasado. La mujer ha jugado un papel trascendental en la historia de la humanidad y lo sigue haciendo, a pesar de todas las dificultades con las que muchas veces se cruza por la condición misma de ser mujer.

Según estudios, la mujer percibe menos sueldo que un hombre por el mismo trabajo y, en Perú, solo en el mes de enero se registraron 3500 denuncias de violencia sexual y familiar contra la mujer (Fuente: Patricia Del Río)

¿Saben quién es Hipatia? La primera vez que escuché de ella fue en mi clase de filosofía mientras veíamos una película llamada “Ágora” del director Alejandro Amenábar (película recomendada) luego pude ver un vídeo de Carl Sagan en el que se refería a ella con pasión, lamentándose por todas las obras que nos perdimos por culpa del fanatismo.

Hipatia de Alejandría se dedicó a la matemática, astronomía, física y dirigió la escuela neoplatónica de filosofía de Alejandría. Nació en el año 370, una época en el que la mujer era considerada como una propiedad. Hipatia era libre, no se interesó en el matrimonio y debido a su gran inteligencia, ganó muchos enemigos.

El arzobispo de Alejandría era Cirilo, quien la odiaba por ser un símbolo de sabiduría, la amenazaba constantemente. Eso no le importó a Hipatia, su pasión por el conocimiento le brindaron las fuerzas suficientes para seguir enseñando y publicando.

En el año 415, mientras Hipatia se dirigía a enseñar, fue atacada por una turba fanática de seguidores de Cirilo, la desvistieron y la desollaron con conchas marinas. Sus obras desaparecieron al igual que su cuerpo y Cirilo fue proclamado Santo.

Este post se lo dedico a todas las mujeres del mundo que alzan su voz y dicen lo que piensan y sienten, a los hombres y mujeres que no se refugian en estúpidos estereotipos sexistas y en especial a Hipatia, mujer valiente, apasionada, con fuego en los ojos hasta el último día de vida.

.

Acompáñame en twitter: @geanmiranda